Blog & EventosArtículos, Noticias y Eventos en Vivo

Durante los últimos años, una de las preguntas que he recibido con mayor frecuencia es, ¿cómo puedo enseñarle inglés a mi hijo pequeño? Muchos padres y madres se han comunicado conmigo para pedirme algún consejo en esta materia. Los niños son una máquina de aprendizaje de idiomas. Ellos nacen con su mente en blanco, y todo en ellos está condicionado a la perfección para que aprendan muy rápido.

Me gustaría contar un poco de mi propia experiencia como padre. Hoy día, mi hijo ya maneja un importante volumen de vocabulario en inglés y sabe comunicar muchas frases básicas. Lo mejor de todo es que cualquier padre o madre, incluso sin ser un experto en inglés, puede lograr lo mismo.

Poner en contacto a los niños con el idioma inglés desde pequeños es muy beneficioso para ellos. En primer lugar, su oído se comienza a acostumbrar a la existencia de nuevos sonidos, lo que permite el desarrollo de una buena pronunciación desde muy temprano. Por otra parte, el hecho de hacerlos conscientes de la existencia de otros idiomas desde pequeños, les abrirá la curiosidad por saber más, y naturalmente tenderán a preguntar a sus padres por más y más significados de palabras. Por último, enseñarles inglés desde pequeños, hará que siempre estén motivados, sin necesidad de que los padres prácticamente “sufran” en la adolescencia por la negativa del o la joven, por aprender.

¿Qué edad es la adecuada para comenzar a mostrarle a sus hijos el idioma inglés? De acuerdo a mi propia experiencia, he llegado a la conclusión de que la edad perfecta para comenzar, es a los dos años. La mayoría de los niños a esta edad ya han comenzado a emitir sus primeras oraciones, manejan una cantidad adecuada de palabras, y su hemisferio izquierdo está trabajando a toda máquina para generar las estructuras neuronales que posibilitan la generación de las oraciones.

¡Perfecto para comenzar!

Lo primero que se debe hacer es generar en el niño o niña la curiosidad. Este paso es fundamental. No puede usted, como padre o madre, comenzar simplemente a enseñarle palabras nuevas de otro idioma, sin generar la curiosidad.

En otras palabras, esto quiere decir que usted no debe simplemente decirle: “Hijo, rojo es “red”, azul es “blue”. Eso no sirve. En cambio, lo que usted debe hacer es contarle una historia o crear en su mente la curiosidad acerca de que existe una manera distinta de hablar, que se llama inglés.

¿Cómo crear esa curiosidad en el niño? Existen muchísimas formas, donde sólo la imaginación es el limite. En mi caso particular, a mi hijo se le desató de gran manera la curiosidad por el inglés cuando volví de un viaje y le mostré fotografías, con las que quedó maravillado.

Le relataba mis vivencias en ese país, y le decía que la gente hablaba “distinto”. Que no hablaban con las mismas palabras que nosotros. Luego de su “por qué” de rigor, yo le expliqué que en el mundo existen muchos idiomas diferentes y que el inglés es el más importante de todos, porque con el inglés, los distintas personas pueden hablar y entenderse.

Le prometí que cuando él aprendiera inglés, lo llevaría a conocer Nueva York y sus monumentales edificios que había visto en las fotografías. Ya puede usted imaginar lo motivado que está hasta el día de hoy por aprender. No hay día que pase que no me pregunte: “Papá, ¿cierto que me vas a llevar a Nueva York cuando aprenda inglés?” Eso es lo que usted debe generar en primer lugar.

Si está en sus posibilidades prometerle un viaje a su hijo o hija, hágalo. Si no puede o no es realista para usted esa posibilidad, de todos modos puede generarle curiosidad: “¡Hijo, casi todas las películas que te gustan las hacen en Estados Unidos y allá hablan inglés!” O bien, “¿Sabes hijo? En un lugar muy lejano existe un país llamado Inglaterra, donde las personas hablan muy distinto a nosotros. Si tú aprendes muchas palabras en inglés el día de mañana vas a poder conocer este lugar (mostrándole una serie de fotos de Inglaterra)”.

La dinámica consiste en asociar la idea de que existe un idioma distinto, con alguna imagen que el niño asocie a algo maravilloso, sorprendente o llamativo. No todos los niños son iguales. A algunos les gustan los automóviles, a otros los aviones, o los armables. A algunas niñas les gustan las muñecas, a otras los castillos, las mascotas, o cualquier otra cosa. La idea es que usted identifique lo que más le gusta a su hijo y busque la asociación por dicho camino.

Una vez que esta tarea esté hecha, puede comenzar a enseñarle las siguientes frases y palabras:

Frases básicas:

Estas frases le harán pasar hermosos momentos con su hijo o hija. ¡Usted se enorgullecerá al escucharle decir las siguientes frases básicas a tan corta edad! Aproveche los momentos de juego para decirle estas frases, y al mismo tiempo, dígale el significado en español de las mismas. ¡Se sorprenderá cuán rápido comenzará a decírselas a usted y conocidos para llamar la atención! No dude en felicitar a su hijo efusivamente cada vez que las diga:

  • What's your name? → My name is Juan

  • How are you? → I'm fine, thank you!

  • Nice to meet you! → Nice to meet you, too!

  • See you later

  • See you tomorrow

Saludos y Despedidas:

  • Hello! Hi!

  • Good morning

  • Good afternoon

  • Good evening

  • Good night

  • Bye, bye!

  • Good bye!

Colores:

Los niños comienzan a interesarse por los colores entre los dos y tres años con mucha fuerza. Ellos comienzan a preguntar por el color de las cosas. Aproveche esta oportunidad para decirle el nombre del color en ambos idiomas. Los más básicos son:

 

  • Red

  • Blue

  • Yellow

  • Green

  • Brown

  • Orange

  • Purple

  • Grey

  • Black

  • White

Animales:

Cuando su hijo le pregunte por el nombre de los animales o toque la situación de mostrarle el nombre de alguno, aproveche de decírselos en ambos idiomas.

  • Dog

  • Cat

  • Elephant

  • Duck

  • Tiger

  • Horse

  • Cow

  • Chicken

Números:

En vez de contar en español, cuando usted diga “uno, dos, tres” entre tantas situaciones donde se da esta escena de tener que contar números, úselos en inglés. ¡Ya tendrá muchos años el niño o niña para aprender los números en español!

 

  • One

  • Two

  • Three

  • Four

  • Five

  • Six

  • Seven

  • Eight

  • Nine

  • Ten

Partes del hogar:

Puede amenizar sus momentos dentro del hogar, mostrándole a su hijo el nombre de las cosas en inglés, diciendo la frase This is the... y luego la cosa que desea enseñarle.

Bed

Window

Table

Chair

Computer

T.V.

Kitchen

Bath room

Recuerde. Usted tiene una oportunidad increíble de convertirse en el profesor de inglés de su hijo o hija desde los dos años. Permítale acostumbrarse desde pequeño a esta forma “distinta” de hablar. Le creará la curiosidad y el interés desde muy temprano. Le hará un gran favor al crearle una gran motivación por aprender. Llegada la adolescencia y la rebeldía, a su hijo le será tan cercano el inglés, que no dudará en iniciar un curso de inglés formal, más profundo y completo. Él o ella entenderán desde pequeños lo importante que es el idioma universal, sin necesidad de discusiones ni matrículas forzadas en algún curso. Su hijo(a), llegado el momento preciso, se lo pedirá solo(a).

image

image

image

image

Positive Comodo SSL Certificate

Suscríbete para recibir 10 clases GRATIS directo a tu correo electrónico de parte del Profesor Maximiliano:

   Tu primer nombre:
* Tu correo electrónico:
 

Tu información está 100% protegida y odiamos el spam.